En Allegra vivimos un eterno romance con las flores, lo que nos hace disfrutar de cada creación que hacemos como si fuera la última.

Elegimos flores diariamente para que conserven su máxima frescura y dejamos que sus colores, texturas y perfumes se apoderen de nuestros sentidos para traducir tus emociones en ramos y arreglos florales que deleitan al observador.